miércoles, 24 de septiembre de 2008

Aeropuertos

Un aeropuerto es un lugar invisible.
Invisible porque las personas están sin estar en ningún lugar. 
Están de paso. En un trámite. Un trámite de hormigón.
Un aeropuerto es un lugar donde no paran de suceder cosas, aunque en realidad no suceda nada.
Es un proyecto, un lugar donde se habla del futuro o del pasado. Pero nunca del presente. Nadie dice "ey, vamos a pasar la tarde al aeropuerto!".
No. El aeropuerto es una imposición.
La gente se aburre. Y en el fondo, muchos están aterrados por tener que volar. Y llaman a sus parejas, sus madres, sus hijos, o sus mejores amigos. A quien sea con tal de poder escuchar por última vez una voz querida.
Sí, es un lugar invisible porque no existe en las mentes de la gente. Porque se traga el tiempo. Porque preferirías que no existiera. 
El aeropuerto une dos puntos. Pero nadie se une a él.

2 comentarios:

Ciudadano B dijo...

Tiene muy buena pinta este blog... has empezado con ganas, desde luego.

Este post de los aeropuertos me ha llenado en particular.

Saludos... y hasta pronto.

Vilches -XV Le Diable- dijo...

Mi querido Álvaro y sus lugares comunes... persiguiendo la nostalgia de la cotidianidad... No sé quien de los dos habrá encontrado al otro, pero es cierto que tenéis ambos cierto regusto similar y no es extraño este reencuentro. Brindo por ambos. A él en la distancia... a ti en el desconocimiento.

Mis saludos, viajera.