miércoles, 24 de septiembre de 2008

1 de diciembre

Un día, no sabes bien bien cómo ni porqué, descubre que es 1 de diciembre. Y sin quererlo, te sorprende.
Te sorprende porque piensas que ayer era lunes, cuando resulta que hoy es domingo. Te sorprendes cuando ayer era verano y hoy llevas cuello alto. Te sorprende cuando pensabas en dónde ir en vacaciones, y ahora piensas en dónde ir en navidad.
Llega un momento del año en que el tiempo se descontrola, se te escapa de las manos y, sencillamente, fluye. Los días son muy cortos, el sol apenas calienta, las mantas roban los domingos, la pereza te impide salir.
Los días son más tristes cuando llega diciembre.
Cuando piensas que ya ha pasado un año más, cuando intentas recordar lo que has hecho lo últimos meses y te quedas en blanco.
Cuando hace más de 2 meses que no te tomas una clara en una terraza, es que es 1 de diciembre.

4 comentarios:

ariadna dijo...

¡feliz nuevo blog! y feliz diciembre :)

ada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ada dijo...

Bienvenida a la blogsfera!!!
Tranquila que aún quedan 66 días para el 1 de diciembre, eso són 1584 horas de diversión,amor,sueños,lectura,sexo,relax después del sexo,compras,cafés,películas,aburrimiento,espaguetis,duchas,besos,paseos,zapping....y algún que otro ratito trabajando ;)

Ciudadano B dijo...

Definitivamente, me quedo por aquí.

Tazas de chocolate, botas katiuskas, mantas de cuadros, y personas escondidas enrolladas en bufandas, elementos indispensables en todo otoño que se precie...

Feliz estación.